El proceso de coaching (individual / de equipo) en empresa - Método MPC - Ejemplo

Este artículo está disponible en :
El proceso de coaching (individual / de equipo) en empresa - MPC™ - Ejemplo
Existen muchas definiciones de coaching al igual que existen muchos coachs. El coaching tiene como objetivo principal acompañar a una persona en su posicionamiento frente a su vida profesional o a un proyecto. La pregunta clave para el coachee es: "¿Que rol estoy invitado a desempeñar a través de mi proyecto y de mis responsabilidades?"
 
La diferencia entre el coaching en empresa y el de la competición deportiva merece tenerse en cuenta, pues la metodología y especialmente la finalidad no son para nada  idénticas. Lo que puede ser peligroso en la empresa es en efecto el sobrepasar las fuerzas personales. De hecho la competencia en la empresa puede ser la fuente de un deterioro del clima social, este ultimo siendo uno de los elementos cualitativos de sumo valor en la vida de la empresa. Es entonces muy importante ser muy claro en los objetivos y la metodología del coaching.
 
El coaching de equipo tiende progresivamente a ser utilizado en la empresa. Este integra los mismos fundamentos y persigue la misma finalidad del coaching individual, a excepción de que en lugar de comenzar por un análisis individual, es el estado global del equipo que es evaluado. Después les será atribuido, a cada uno, responsabilidades especificas dentro del plan de acción colectivo proveniente de la integralidad del proceso.
 
HERRAMIENTAS
 
Hay muchos instrumentos en el coaching porque estos dependen directamente de la situación del coachee, de su proyecto profesional, de sus diferentes colaboradores, etc. Pero podemos nombrar los instrumentos siguientes que son los más utilizados en momento:
 
  • El management del proyecto
  • El management by objectives (MBO)
  • El management diferenciado

PRACTICA

El Management Por el Coaching (MPC™) propone una metodología de coaching, que estructura toda actividad en proyecto y sigue las etapas siguientes:

1) El estado actual del coachee: balances profesionales (evaluación de los conocimientos y de la practica) y personales (conocimientos de sus valores y de su equilibrio de vida) con el propósito de compararlos a las características del proyecto.

2) El estado actual del proyecto: Este análisis tiene como propósito estructurar de manera objetiva las exigencias del proyecto, tanto sobre el plano técnico que humano.

En este estado actual se tratara de identificar:
  • los clientes con sus esperas
  • los colaboradores que participan a la realización del proyecto
  • todas las informaciones favorables o problemáticas para la realización del proyecto (técnicas y humanas)

3) Definición de la misión: construcción de la misión del proyecto. Esta debería integrar al máximo las características y las aspiraciones del coachee (su ideal y sus valores).

4) Objetivos y flujos de actividad: En esta etapa, desempeñamos de la misión  los objetivos a corto, medio y largo plazo que van a permitir la realización del proyecto. Estos objetivos, muchas veces mal definidos, decaen en flujos de actividades: se trata entonces de desenrollar el proceso que ata y ordena las actividades que van a permitir la realización de los objetivos. Así tendremos una visión global del flujo y del posicionamiento de los roles de los diferentes actores. Lo que falta frecuentemente son los objetivos relacionados con el humano (por ejemplo: el desarrollo de la relación con los clientes, el desarrollo de las competencias del equipo de proyecto...).

5) Medios y estructura: En esta etapa se hace el inventario de todos los medios técnicos (instrumentos, informaciones, infraestructuras…) y humanos (gestión del cliente, marketing, comunicación…) que van a permitir la realización de la misión. En cuanto a la estructura, esta consiste a formalizar y a posicionar el rol de cada uno de manera clara y transparente, con el fin de facilitar el desarrollo de la delegación y de una visión global estructurada.

6) Plan de acción: Tiene como objetivo la concretización de la misión. Sin esta etapa y su realización, el coaching no sirve de nada. Es indispensable que este descorche rápidamente sobre acciones. Este plan de acción comporta dos aspectos:

  1. un plan de acción personal que tiende a construir un equilibrio de vida. Este se basa sobre pasa tiempos y “pasiones” personales, al igual que sobre el desarrollo de los puntos débiles que el coachee estimo importantes para el proyecto y para el mismo.
  2. un plan de acción de proyecto que se volverá el instrumento de pilotaje de este y que pone en valor la misión, los objetivos, los roles de cada uno, al igual que los instrumentos y los medios asociados. Este permite introducir la temporalidad, teniendo en cuenta de los plazos obligatorios. Por último, el jefe de proyecto puede, gracias a este plan, evaluar el seguimiento del proyecto y hasta añadirle indicadores de control y de seguimiento.

EJEMPLO

Este es un ejemplo de doble plan de acción (individual y de proyecto), que resulta de la metodología del Management Por el Coaching (MPC).

Este artículo está disponible en :